lunes, mayo 19, 2008

Reflexiones Peruanas 199: Motor y Motivo


En mayo pasado, con varios amigos antirracistas organizamos el Operativo Cuerazos Peruanos en Plaza San Miguel, San Isidro y el Real Plaza de Chiclayo. Llevamos banderolas que imitaban los afiches de Saga Falabella y Ripley e invitamos a los transeúntes a posar como si fueran modelos, para generar conciencia sobre cómo la publicidad excluye a mestizos, andinos y negros de las imágenes de belleza, éxito y felicidad.

Un año después, la revista Cosas ha publicado un reportaje sobre el Grupo Cinco. Los cantantes y músicos que lo conforman, de rasgos más indígenas que mestizos, aparecen modelando trajes de las marcas más caras que se venden en Lima: Ermenegildo Zegna, Prada y Valentino. ¿Tan rápido cambiaron las cosas en el Perú? Sí y no.

A los pocos días del Operativo Cuerazos Peruanos, se produjo en Argentina la repentina muerte de los integrantes del grupo Néctar y, paradójicamente, este doloroso hecho se convirtió en una especie de sacrificio propiciatorio para que resucitara el gusto de los limeños por la cumbia. Digo “los limeños”, porque en el resto del país, especialmente en el norte y en la selva, los grupos de cumbia mantenían su vigencia. Por eso, las andanzas de sus integrantes son los principales titulares de la edición norteña del Trome.

En pocas semanas, la cumbia regresó a Lima y se asentó en todos los sectores sociales. A los grupos más conocidos, como Aguamarina y Armonía 10, se unieron Caribeños y especialmente el Grupo Cinco. En la televisión, se incrementaron las miniseries “inclusivas” y la última precisamente emplea la palabra “cuerazos” para referirse a los cantantes de cumbia.

Respondiendo al entusiasmo general, ha aparecido Radio NuevaQ, dedicada a la cumbia, y últimamente es la emisora que más escucho en taxis, en combis... y en mi casa, sumándose a mis gustos ochenteros. Actualmente la canción que más me gusta del Grupo Cinco es Motor y Motivo, que carece del contenido fatalista o de despecho de muchas melodías peruanas.

En ese contexto, cuando parecía que, junto con la comida, la cumbia era otro elemento común para peruanos muy diversos, cayeron como un baldazo de agua fría las declaraciones de Vanessa Delacroix, representante de la tienda Designers, lamentando la sesión fotográfica del Grupo Cinco en Cosas, porque había desprestigiado las exclusivas marcas que vendía, destinadas según ella para “gente seria”. Ella descartó todo prejuicio racista, asegurando que tenía también clientes “oscuritos”, usando el diminutivo, como si vendiera ternos de Primera Comunión.

Para comprender sus expresiones, puede ser útil recordar lo que me ocurrió la semana pasada, entrando a un supermercado Wong. Una chica rubia, entregaba un celular a una amiga suya y le dijo, con expresión de desdén:

-A ver, llama a ese huaco.

Para ella, un huaco, es decir alguien similar a los antiguos peruanos, era sinónimo de fealdad y se expresaba abiertamente porque estas apreciaciones estéticas siguen vigentes.

El año pasado, cuando colgamos las fotos de Cuerazos Peruanos en internet, recibimos palabras de felicitación y aliento, pero también varios mensajes de rechazo por colocar imágenes de “personas feas”, con expresiones sumamente ofensivas e hirientes. De esta forma, quedaba confirmado el principal argumento de Saga Falabella y Ripley: que ellos emplean imágenes de individuos blancos, porque operan en una sociedad racista.

En la televisión, a pesar de las miniseries mencionadas, continúa una desproporcionada presencia de conductores blancos y no solamente en los programas del canal Plus. La publicidad sigue encasillando los rostros de la mayoría de peruanos para imágenes de pobreza, delincuencia o zonas rurales.

Un nuevo espacio donde se hace aún más visible la selección étnica es el teatro “de alto nivel”: ambientar una obra en Dinamarca, Argentina o Estados Unidos parece ser buen pretexto para excluir a los actores no blancos y cobrar más. El Teatro La Plaza, auspiciado por la Universidad San Ignacio de Loyola, constituye un buen ejemplo de ello.

Aunque en el Perú se reconozca la capacidad o el éxito de una persona, desde Sinesio López hasta los integrantes de la selección Sub 17, los prejuicios estéticos subsisten. Inclusive, algunas personas critican a la tienda Designers por maltratar a personas exitosas, con los que pareciera que los demás peruanos que tienen los mismos rasgos, pero no tienen éxito, sí son discriminables.

Dicho sea de paso, la señora Delacroix no es la única con reticencias frente al Grupo Cinco: ellos tocaron en el coctel de presentación de la revista Cosas, pero María Elena Peschiera, encargada de la página social de El Comercio no los incluyó en ninguna de las dieciseis fotos que publicó sobre el evento (edición del 10 de mayo).

Al parecer todavía estará lejano el día en que sea normal ver a peruanos norteños, andinos o negros en un catálogo de ropa... pero, pese a todo, ese día me parece menos lejano que en mayo del año pasado.

_______________________________________________________

Además...

-El martes 13 por la noche, la señora Carmen Azparrent salió por fin en libertad (RP 195). Ella insiste especialmente en la inocencia de sus amigas huancaínas, Socorro Gabriel y Guadalupe Hilario. Más información en:
http://www.youtube.com/watch?v=16Dcm7T1mHc&eurl=http://uterodemarita.com/2008/05/13/liberan-a-carmen-azparrent/

-El congresista Víctor Mayorga ha anunciado que espera promover la pronta derogación de los artículos más polémicos de los Decretos Legislativos 982, 983, 988 y 989. Entretanto, puedo hacer llegar el recurso de inconstitucionalidad presentado contra dichos decretos a todo el que lo solicite.

-Ha generado mucha preocupación el nombramiento de Antonio Brack, como primer Ministro del Ambiente, quien perdió su autoridad moral debido al abierto respaldo que proporcionó a la empresa minera Majaz, presentándola como ejemplo de “minería responsable”.

-Hablando de personas cercanas a Majaz, el periodista Alamo Pérez Luna fue sentenciado a un año de prisión suspendida y 1,000 soles de reparación civil por difamar al jesuita Francisco Muguiro, acusándolo de formar parte de una red terrorista. La pena es bastante benigna, tomando en cuenta el daño causado por el reportaje a numerosas personas.

-Todo indica que en 1991 operó en Ayacucho una agrupación vinculada al grupo Colina, que, entre otras personas, asesinó a la ex alcaldesa Leonor Zamora, al periodista Luis Morales e inclusive a los testigos de sus crímenes. Se están haciendo las exhumaciones al respecto.

-Han prestado juramento los primeros cinco Jueces de Paz del Callao, que trabajarán en la zona de Ventanilla (RP 19)

-Hablando de Ventanilla, a pesar de la pobreza en que viven muchos de sus habitantes, la Municipalidad distrital ha sido la única en Lima y Callao que pagó costosos avisos en los periódicos saludando a los presidentes que llegaron a la cumbre de la semana pasada.

-Para los antirracistas del Cono Norte, en la Feria del Libro que se lleva a cabo en el Megaplaza se producirá un conversatorio sobre racismo el miércoles 28 a las 8:30pm.

La frase W:

Si quiero saber qué tipo de alumnos tengo,
me pongo a ver si saludan a los huachimanes.

Etiquetas: , , , ,

3 Comments:

At 4:28 p. m., Blogger Franz || MaCla said...

Realmente una pena lo ocurrido con el Grupo 5, causa mucha indignación ver cómo entre peruanos nos descalificamos. Felicitaciones por el blog

 
At 9:31 p. m., Blogger filosofourbano said...

Realmente me dió mucha cólera lo ocurrido con el Grupo 5, es un grupo al que sigo desde 1999, cuando tenía 13 años y sonó la canción "Mix Valentina" en plena oleada de la "tecnocumbia". He asistido a varios conciertos de ellos e incluso conozco a una pariente de ellos en la ciudad de Chiclayo y que es una muy buena amiga. Da rabia ver que una minoría de gente de origen extranjero y rasgos caucásicos quiera imponernos sus gustos estéticos de origen europeo en nuestra realidad andina. Pero da más rabia que muchos mestizos e indígenas asientan y bajen la cabeza con resignación en vez de ponerles el pare, felizmente parece que está situación va cambiando lentamente y que la gente está tomando cada vez mayor conciencia.

P.D.1: La Nueva Q surgió por una cuestión de conveniencia, quedó un nicho en el mercado musical limeño cuando los señores de la Corporación Radial dieron de baja a Radio Inca Sat hace alrededor de un año despues de casi medio siglo en el aire, se dieron cuenta un poco tarde y este es un intento por no perder a ese público objetivo.

P.D.2: La canción que más me gusta de ellos es "Eres mi bien", me recuerda a una buena amiga por cosas ocurridas a fines del año pasado :P

 
At 7:23 a. m., Blogger Wilfredo Ardito Vega said...

Ahora me gusta más Onda Zero, porque tiene menos interrupciones.
...Y aclaro que el grupo de cumbia que me genera fuerte disgusto se llama Hermanos Yaipén, por sus letras desagradables como Ojalá que te Mueras.
Saludos cordiales

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home