miércoles, marzo 19, 2008

Reflexiones Peruanas Nº 190: ¡CUIDADO CON LOS REMOLINOS!


Hostal de Montañitas. 7 dólares la habitación.





Playa de Montañitas








video


Oleaje de Montañitas





-Eso sí, cuidado con los remolinos –me advirtió mi amigo César Nugent, abogado y tablista, sobre el balneario ecuatoriano de Montañitas, que yo quería conocer.

El pueblecito me pareció mucho más chico y rústico que Máncora o Zorritos. Me explicaron que en Montañitas intencionalmente vivían sin ninguna autoridad. No se veían boletas o facturas y no recordaban la última vez que había llegado un policía.

Me alojé en un pequeño hotel, cuyas empinadas y estrechas escaleras jamás habrían pasado una inspección de Defensa Civil. Para afeitarme, tuve que pedirle al joven propietario que me prestara un espejito de mano.

-Cuando vaya a la playa, tenga cuidado con los remolinos –me recomendó–. La semana pasada se ahogó un man (individuo). Mejor que el agua sólo le llegue a la cintura.

Yo pensé que su advertencia se refería a los ecuatorianos, que en general son más bajitos que los peruanos. Me dirigí a la playa, donde me tendí para leer una novela histórica bajo el sol, cuando escuché detrás de mí unas voces:

-¡Claro, los sentimientos de tu esposa! ¿Y los míos? - decía una mujer morena, de cabellera frondosa y teñida a un hombre blanco, calvo y algo gordo.

Yo lamenté que ella hubiera escogido un lugar tan hermoso para sus reproches extramatrimoniales. Ella alzaba tanto la voz, que yo pensé en interrumpirle con consejos sociológicos: “¿No comprende que están atrapados en una doble relación? Él nunca se separará de la esposa que tiene en Guayaquil. ”

-¿Y qué soy yo? –seguía ella, mientras el calvo guardaba resignado silencio- ¿Un cero a la izquierda?

“No tanto”, pensé yo. “Usted es la segunda mujer. Por eso él la trae a esta playa, que es casi clandestina para los ecuatorianos de su edad y condición social”.

Como los gritos de la mujer continuaban, decidí dejar mi novela e ingresar al mar, aprovechando que la honestidad ecuatoriana hacía innecesario encargar a nadie mis pertenencias.

Comencé a caminar por la orilla y jugar un poco con las olas que súbitamente se formaban. Luego, intenté nadar un poco, como habría hecho en cualquier playa peruana.

-¡Cuidado con los remolinos! –me dijo un argentino.

Aunque pensé que era un aguafiestas, decidí regresar a la playa... y me di cuenta que no podía. Yo nadaba con fuerza, pero era inútil. Ola tras ola me arrastraba más hacia adentro y mis esfuerzos por salir eran desesperados y agotadores. Entonces, comencé a pedir ayuda. A lo lejos, vi la expresión preocupada del argentino y luego quedé solo en medio de las olas.

Yo intentaba flotar y resistir el oleaje, mientras pensaba en una muerte tan absurda, en un lugar donde nadie me conocía, sin poder despedirme de ninguna de las personas que yo quería. ¿Sería que así terminaba todo, a los cuarenta y dos años? ¿Qué sería de todo aquello por lo que había luchado? ¿Qué sería de mis papás y de mi abuelita? Seguía gritando, aunque estaba seguro que nadie me oía.

De repente, aparecieron entre la espuma dos tablistas del pueblo.

-¡Sube a la tabla, brother! –me dijo uno de ellos, de short rojo-. ¡Te vamos a salvar!

Echado sobre la tabla, me sujeté bien con todas mis fuerzas... y ellos comenzaron a impulsarme hacia mar adentro. Yo estaba desconcertado.

-¡Quiero que remes, brother! -me gritaba el de short rojo, como si estuviera dando una lección de tabla - ¡Sino lo haces, no te podremos sacar! ¡Cuidado con esa ola! ¡Rema!

Aferrado a la tabla, logré que la tabla no se volcara.

-¡Ya vuelvo, voy por mis aletas! - y me dejó con su compañero, que me ayudaba a sortear las olas.

En los escasos instantes de calma, le pregunté su nombre. Se llamaba Eduardo y el otro se llamaba Dany y efectivamente tenía una escuela de tabla.

Más de media hora después, regresó Dany y nuevamente insistió en empujarme mar adentro, hasta que llegaron unas olas muy fuertes. De alguna forma, lograron que una sucesión de ellas me elevara con tabla y todo por los aires hasta que finalmente logré llegar a la parte baja.

-¡Lo logramos! -exclamó Dany - ¡Los tres hemos regresado con vida!

En la playa escuché unos anónimos aplausos. Cuando regresé adonde estaban mis cosas, la pareja en conflicto había desaparecido. Ahora pienso que, a su manera, ellos estaban atrapados también por su propio remolino, como sucede a algunas personas, familias o inclusive a los países.

En mi caso, pude seguir disfrutando de las vacaciones e inclusive conocer a mi familia en Guayaquil… Pero no siempre es posible contar con la disponibilidad y la energía de dos samaritanos, que logren rescatarlo a uno del remolino en que está atrapado.
____________________________________________________________

Además....

-No se olviden que este miércoles 19 a las 4:30pm se realizará el conversatorio sobre Racismo y Arte en el Centro Cultural de España, con la participación de Jorge Miyagui y Rafael Santa Cruz.

-Entre el 25 y el 30 de marzo se realizará la Semana contra el Racismo, que incluirá un foro los días 26 y 27 en la Biblioteca Nacional. La tarde del sábado 29 habrá una feria informativa en el Parque de Miraflores y esa misma noche, a las 9pm un concierto musical en el anfiteatro Chabuca Granda. La información más completa se encuentra en http://www.colectivocontraelracismo.blogspot.com/

-No se olviden tampoco que todas las trabajadoras del hogar que laboren los días Jueves y Viernes Santo deberán recibir un pago adicional por esos días.

-Ante el rechazo de los vecinos de la Municipalidad de Jesús María decidió cancelar el proyecto que beneficiaba a Plaza Vea. Lamentablemente, los campesinos y nativos que temen ser afectados por proyectos mineros o petroleros no son escuchados de la misma forma por las autoridades del Ministerio de Energía y Minas.

-Hablando de temas vecinales, sigue estancada la licitación del “corredor vial metropolitano”, como llama la Municipalidad de Lima a la concesión de transporte público para la Vía Expresa.

-Supuestamente, para disminuir los efectos de la inflación entre los más pobres, el Ministerio de Economía decidió eliminar el pago de aranceles para diversos productos... entre ellos el caviar.

-RENIEC declaró la validez de las firmas para la acción de inconstitucionalidad que se presentará contra los Decretos Legislativos que criminalizan la protesta social.

-Luis Salgado, Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos, debió renunciar súbitamente, al parecer por presiones del propio gobierno. Su sucesor tiene en su trayectoria el haber denunciado penalmente a los integrantes de organismos de derechos humanos que seguían el caso Cayara.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home