martes, abril 01, 2008

Reflexiones Peruanas Nº 192: COLEGIOS ABSORBENTES, ¿MEJORES RESULTADOS?

“¡Qué poco duran las vacaciones! Las chicas con las justas tenemos el mes de enero, porque en febrero tenemos que estar encerradas por temor a los carnavales.”

Efectivamente, como señala esta queja, publicada hace algunos meses en Perú 21, parece un signo de edad avanzada, recordar los tiempos en que había tres meses de verano para descansar y distraerse, mientras estaba tan lejos el siguiente 1º de abril.

En aquellos días, además, no existían las “vacaciones útiles” y los doscientos talleres para niños. Reconozco que en muchos casos se fomentan habilidades importantes, como arte o natación. Sin embargo, existen padres obsesionados con inscribir a sus hijos en cuánta actividad sea posible, sea para proporcionarles “todo lo que yo no tuve” o sumidos en una intensa competencia con amigos y familiares. La razón más frecuente es que, como ambos padres trabajan, es preferible que sus hijos no tengan “tiempo libre”, sino “tiempo ocupado” bajo supervisión de algún instructor.

Seguramente todos estos padres agradecieron cuando, a fines de la década pasada, algunos colegios particulares adelantaron el inicio de clases a mediados de marzo. Pronto parecía una cuestión de prestigio ser el colegio que comenzaba más pronto. Finalmente, el Estado, asumiendo que todo lo que hace el sector privado es mejor, dispuso que también los colegios nacionales iniciaran clases el primer lunes de marzo, sin tomar en cuenta las dificultades para enseñar y aprender en pleno verano y que cada año el calor es más intenso.

A mí me sorprende, además, cuánto tiempo pasan los actuales alumnos en sus colegios, especialmente en aquellos particulares. Muchas veces comienzan clases a las 7 y 30 de la mañana, a la hora que yo me recién me levantaba en mis años de escolar (pido disculpas si recordar aquellos tiempos causa envidia a algún joven lector).

Con frecuencia, los niños suelen quedarse en el colegio hasta las 5 o 6 de la tarde, lo que a mí me habría parecido un castigo cruel: yo almorzaba en mi casa, como me parece que es más sano y adecuado, a las 2 de la tarde. Ahora muchos padres pagan al colegio por el almuerzo de sus hijos... y se mantienen después en la incertidumbre. “Sólo después de tres meses, me avisaron que mi hijo no comía nada en el colegio”, me comenta la madre de un niño de siete años.

Si añadimos las horas de las tareas, la jornada escolar parece tan larga como la del trabajador más explotado... Y algunos colegios son tan absorbentes que no les parece suficiente: por la noche, reciben a los padres. Conozco papás que van todas las semanas a ensayar, danzar, actuar, atender en ferias, cocinar, participar en campeonatos deportivos, dictar charlas, escuchar charlas, prepararse para la catequesis... Pasar el fin de semana en el colegio parece normal para algunas familias.

Curiosamente, estos absorbentes métodos pedagógicos no implican mayores mejoras en la calidad educativa. La semana pasada, una chica me preguntó en qué departamento quedaba Trujillo y un compañero suyo dónde quedaba Huaraz. Un tercero escribió que deseaba comparar los diferentes “extractos” socioeconómicos del Perú. Todos eran universitarios que provenían de colegios con prácticas como las que describo. En realidad, actualmente es tan sencillo ingresar a muchas universidades, que la mayoría de colegios no se molesta en proporcionar una base adecuada.

A esto se añade que en el Perú se ingresa demasiado pronto a la universidad: entre uno y tres años antes que en la mayoría de países americanos y europeos. Salvo las contadas universidades donde existen Estudios Generales, millares de adolescentes comienzan a los 16 años a estudiar una carrera que difícilmente se puede decir que han escogido racionalmente. En tiempos de Velasco se dispuso prolongar la educación escolar, pero la propuesta fue cancelada cuando Belaúnde regresó al poder, quizás asumiendo que todo lo que hacen los militares está mal.

El Estado, además, ni investiga ni informa si son necesarios más antropólogos o biólogos, pediatras o geriatras, geólogos o ingenieros sanitarios. Aprovechando el desconcierto, algunas universidades, con declarados fines de lucro, acuden a los colegios a captar muchachos de quince o catorce años y convertirlos en “ingresantes”, sin ningún análisis vocacional o de perspectivas laborales. Un ejemplo de esta confusión son las escuelas de cocina, cuya proliferación en tantas ciudades haría pensar que vivimos en un país opulento, donde se come comida novandina tres veces al día y los centenares de jóvenes el sueño de ser “un nuevo Gastón Acurio”.

Este año, al menos en Lima, las autoridades lograron erradicar los violentos juegos con agua y las niñas y adolescentes pudieron disfrutar de un mes más de vacaciones. Sin embargo, las consecuencias de los colegios absorbentes en la vida familiar o la desorientación de los jóvenes parecen problemas que no preocupan a ninguna autoridad.



Además...

- Al menos cinco Municipalidades arequipeñas: Cayma, Cerro Colorado, Yanahuara, Sabandía y Miraflores han promulgado sendas Ordenanzas contra la discriminación en lugares abiertos al público, siguiendo el modelo de la Municipalidad de Magdalena. Nuestras felicitaciones para ellas y para la Oficina Defensorial de Arequipa, que impulsó las Ordenanzas. Si alguien desea una copia de las Ordenanzas, se la puedo hacer llegar.

- Agradecemos a la Municipalidad de Miraflores, la Biblioteca Nacional y la Congresista Hilaria Supa por su apoyo en la Semana contra el Racismo, en que participó Sindicato Urbano, un excelente grupo de hip hop, con vigorosas canciones antirracistas. Quienes los deseen contactar, para presentaciones en colegios, parroquias, ONGs u otras actividades, pueden llamar al 93020515.

- Un nuevo conflicto en los yacimientos de Pluspetrol en Andoas, esta vez por razones laborales, terminó con la muerte de un policía, al parecer a manos de un colono. Sin embargo, otras setenta personas fueron detenidas y trasladadas a Iquitos. Se teme que se habría aprovechado para detener a muchos nativos inocentes, enfrentados a la empresa.

- Hablando de detenciones arbitrarias, Bertha Tapullima y Wilfredo Rengifo, dos de los campesinos mostrados como narcotraficantes por el Ministro Alva Castro en Tingo María serían totalmente inocentes.

- Hablando de acusaciones irresponsables, resulta escandaloso que los promotores de la consuta vecinal de Majaz hayan sido acusados de terroristas por un fiscal de Piura. Hacemos llegar nuestra solidaridad a Julia Cuadros, Javier Janhcke, Juan Aste, Nicanor Alvarado, el Alcalde de San Ignacio y las autoridades de las comunidades de Yanta y Segundo y Cajas.

- Hablando de calumnias, nos solidarizamos con el Padre Marco Arana, que vuelve a ser objeto de una campaña de difamación por el diario Correo.

- Hablando de conflictos cajamarquinos, Silvestre Sánchez, Teniente Gobernador del Naranjo, fue asesinado durante una asamblea que debatía la instalación de una mina de carbón. El asesino, uno de los promotores de la mina, a su vez habría sido linchado por los demás vecinos.

- Después de siete meses de errática gestión renunció Julio Favre a la presidencia del FORSUR. Los damnificados del terremoto continúan en el abandono.

- Mientras el Ministerio de Salud viene sancionando a los médicos que no cumplan con recetar medicamentos genéricos, el Ministerio de Trabajo comprobó que la prosperidad de Plaza San Miguel coincide con masivas violaciones de los derechos laborales de los empleados de las tiendas.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home