lunes, diciembre 10, 2007

Reflexiones Peruanas Nº 176: Trágicos Viajes de Promoción

Para mí, este año, el signo más revelador del crecimiento de la economía no han sido tanto los nuevos centros comerciales en Chiclayo o Trujillo, sino ver que los vuelos al Cusco ya no estaban llenos de turistas extranjeros, sino de estudiantes ansiosos de conocer Machu Picchu.

Al mismo tiempo, sin embargo, nunca tantos viajes de promoción habían terminado en tragedias. La semana pasada, seis alumnos del Colegio Santo Domingo de Guzmán que viajaban en un ómnibus de CIAL se sumaron a la larga serie de estudiantes fallecidos debido a una confluencia de improvisación, irresponsabilidad y ausencia de control por las autoridades.

El pasado octubre, pasé unos días en Ollantaytambo y pude apreciar los contrastes que viene generando el acelerado desarrollo turístico. Hace algunos años, la única cabina de internet cobraba siete soles la hora y cerraba a las siete de la noche. Ahora han proliferado las cabinas y también los cajeros automáticos. Una nueva posta médica promueve la planificación familiar y un ómnibus dispuesto por la municipalidad traslada a los niños de las comunidades a los centros de educación inicial. Sin embargo, los campesinos siguen viajando trepados en camiones, que se estacionan en la pequeña plaza. Todos los restaurantes entregan boleta, pero los mozos reciben mucho menos que el salario mínimo: los dueños saben que la SUNAT realiza operativos de control, pero el Ministerio de Trabajo no.

El INC tampoco tiene mayor injerencia en la preservación del valioso patrimonio arqueológico: los aparatosos ómnibus con turistas extranjeros y los camiones con campesinos pasan por las estrechas callejuelas, literalmente rozando las ruinas de la hermosa fortaleza.

Una angosta pista conduce a la estación de ferrocarril y mientras caminan por allí (no hay veredas a los lados) decenas de estudiantes deben evitar los taxis y ómnibus turísticos que avanzan a toda velocidad. Es necesario pegarse a la orilla del río, donde un alambre de púas, de esos antaño comunes en Lima, amenaza a los más descuidados.

Afuera de la estación, pude ver a diferentes delegaciones escolares esperar varias horas bajo la lluvia hasta embarcarse hacia Machu Picchu. A diferencia de las estaciones ferroviarias en el resto del mundo, la de Ollantaytambo permanece cerrada hasta que llega el tren.

Sin embargo, el detalle más desagradable de Perú Rail, la empresa inglesa que tiene el monopolio del ferrocarril y, al parecer, también de las estaciones, no es ese, ni siquiera que a los escolares les toquen los incómodos vagones para peruanos, sino que, con frecuencia, de regreso de Machu Picchu, los pasajeros viajan de pie y apiñados, a pesar de haber comprado su boleto. Este año, claro, los colegiales tomaron fotos con sus celulares y la difusión de los maltratos generó la comprensible indignación de sus padres.

La alternativa para quienes no alcanzan boletos es alquilar una combi, pero la ruta es accidentada y peligrosa: el 2 de noviembre, fallecieron en un accidente dos escolares del colegio Teodosio Franco García de Ica.

En realidad, los riesgos se producen en todo el recorrido, especialmente cuando se pretende llegar al Cusco por tierra en empresas que brindan pésimos servicios, como el ómnibus de CIVA que se incendió el 24 de octubre transportando una promoción de escolares del colegio José Carlos Mariátegui de Paramonga. El 21 de noviembre, la población de Talara recibió angustiada la noticia que tres alumnas y una profesora del colegio Inmaculada Concepción habían fallecido mientras regresaban de su viaje de promoción. El ómnibus en el que viajaban provenía de Ejetur, una empresa que sólo hace recorridos en el norte del país.

Todas las muertes de este año pudieron haberse evitado. Por ejemplo, el ómnibus de CIAL cayó a un barranco en el mismo lugar donde el 29 de setiembre fallecieron catorce ancianos colombianos en otro accidente. Evidentemente, sería urgente mejorar la señalización en esa zona, aunque las autoridades sostienen que no es necesario.

Un factor que incrementa los peligros es la falta de conciencia de los profesores, quienes con frecuencia viajan por primera vez al Cusco y se encuentran también desconcertados.

Sumémosle a ello la débil intervención estatal, sin reglas claras para el traslado de niños y adolescentes y la ausencia de controles en las carreteras del sur del país. Resulta patético que en este contexto, el Presidente pretenda que el Estado reduzca su “obsesión de controlar todo”. En Ollantaytambo, Machu Picchu o Cusco, el Estado parece mas bien que no controla casi nada.

La semana pasada, la empresa Molina Unión, que tenía el mayor número de muertes a nivel nacional fue suspendida por el Ministerio de Transportes. Sin duda es un paso adelante, pero todavía hace falta mucho por hacer. Una actividad económica como el turismo sólo puede generar beneficios sostenibles cuando existe un mínimo de planificación y control. De lo contrario, el próximo año se repetirán todas estas dolorosas situaciones.



Además...

-De manera paradójica, el juicio oral al ex Presidente Fujimori ha comenzado el Día de los Derechos Humanos. Esperemos que los resultados ayuden a la lucha contra la impunidad.

-La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos ha decidido entregar el Premio Periodismo y Derechos Humanos a Augusto Alvarez Rodrich, director de Perú 21. Mientras tanto, el Comandante General del Ejército ha decidido premiar al diario La Razón, según él debido a su contribución al bienestar de las Fuerzas Armadas.

-El Primer Ministro Jorge Del Castillo suspendió la Mesa de Diálogo sobre Majaz al negarse a aceptar los resultados de la consulta popular del 16 de setiembre.

-José Luis Huamán, de sólo cinco meses, falleció en Pucará (Junín) por el impacto de un cohete durante una celebración popular. Hace algunas semanas en Zorritos (Tumbes) un grupo de pobladores se enfrentó violentamente con dos Fiscales, porque ellas pretendían cumplir la ley e impedir que se lanzaran cohetes en el aniversario de la provincia.

-Nos unimos a las condolencias por el fallecimiento de la joven lingüista y dirigente shipiba Ketty Sánchez (Metsa Wesna en shipibo), ocurrido el pasado sábado en un accidente de tránsito en las afueras de Pucallpa.

-Un adolorido hombre en muletas intenta patear una pelota con el pie vendado. Esta fue la imagen que acompañó el reportaje de El Comercio después de la firma del TLC. Las carencias educativas y de infraestructura han generado serias preocupaciones por la competitividad del país aún entre los voceros del empresariado.

-Felicitamos a la cafetería Don Mamino por haber retirado los requisitos de buena presencia y fotografía reciente de sus convocatorias de empleo. Ambos requisitos, sin embargo, son exigidos por La Tiendecita Blanca, un local que hace algunos años fue acusado de prácticas racistas hacia un reconocido músico afrodescendiente.

-Quedan pocos días para ver la exposición fotográfica Pasión por las Personas en el Parque Kennedy de Miraflores, donde aparecen muchos habitantes de Lima, Cusco e Iquitos. Es inclusiva, conmovedora y optimista.

Todas las Reflexiones Peruanas se encuentran en la página web de APRODEH www.aprodeh.org.pe, el informativo La Insignia http://www.lainsignia.org/ y el blog reflexionesperuanas.blogspot.com

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home