domingo, junio 07, 2009

RP 255: ¿Por qué estalló la barbarie en la Selva?

A la morgue de Bagua llegan los cuerpos de treinta indígenas muertos. La policía no permite el ingreso a la Curva del Diablo para recuperar los cuerpos de los demás cadáveres. Nueve policías son degollados por los awajún en Imacita. El líder indígena más reconocido de Amazonas, Santiago Manuim, se debate entre la vida y la muerte: ha sobrevivido a ocho heridas de bala, pero debe ser trasladado a Lima. Son sepultados los restos de once policías muertos en el enfrentamiento del cinco de junio. En varias ciudades de Amazonas se impone el toque de queda desde las 15:00 (no es ningún error de imprenta).

Mientras se acumulan datos y cifras que hacen remontarnos a los peores tiempos del conflicto armado interno, me viene a la mente que hace unas semanas estaba yo dando una charla sobre las violaciones a los derechos humanos en el segundo gobierno de Alan García y señalé que hasta el mes de mayo, la Policía y el Ejército habían matado a 84 personas (ver RP 242 Memorias del Presente). En ese momento, un profesor de la Universidad de Illinois me preguntó:

-Entiendo que Fujimori reprimía para perpetuarse en el poder, pero García, ¿por qué actúa así? ¿Qué pretende obtener?

Yo no sé si obtiene algo… pero sí creo que la sucesión de incidentes represivos de los últimos 3 años y los trágicos acontecimientos ocurridos en los últimos días en la selva se deben a que en García y su régimen coinciden en dos factores.

El primero es una vocación autoritaria, para la cual el respeto a la vida humana es un elemento secundario. Recordemos que, desde su primera semana en el poder, el propio García proclamó: “Hay gente que no tiene derecho a vivir”, para justificar la reimplantación de la pena de muerte. Finalmente, no pudo lograrlo desde el punto de vista legal, pero durante estos años en el Perú la pena de muerte parece que estuviera vigente… En Trujillo, por ejemplo, hasta octubre del año pasado la aplicó el Escuadrón de Emergencias de la Policía Nacional, asesinando sistemáticamente a 46 personas. Ni los niños pequeños se salvan de morir, como le ocurrió a Imel Huayta, de seis años y a los hermanitos Rosa Linda, de apenas un año, y Moisés Pichardo, de cinco, asesinados con sus padres en setiembre pasado (ver RP 223, Masacre de Río Seco).

El autoritarismo se muestra en la restricción de la libertad de circulación por diversas razones, desde la represión a manifestaciones “no autorizadas” hasta el arresto domiciliario colectivo que se impuso para el censo de octubre del 2007. También se aprecia por el incremento de las detenciones arbitrarias, la tortura en comisarías y cuarteles, las amenazas a periodistas, la clausura de medios de comunicación críticos del gobierno (en abril del 2007 varios canales de Chimbote fueron clausurados tras mostrar como el joven agricultor Marvin Gonzales era asesinado por la policía).

Y si alguien todavía duda del autoritarismo del régimen, sería bueno que revisara los Decretos Legislativos aprobados en julio del 2007, que indican que no se juzgará a los policías que maten o hieran civiles “en cumplimiento de sus funciones” y permite la detención sin mandato judicial.

Sin embargo, no es suficiente el autoritarismo para explicar la cantidad de muertes. Mas bien, los gobiernos autoritarios suelen procurar llegar a una empatía con la población más pobre. Este no es el caso del Perú, por el segundo factor, que es el menosprecio por la mayoría de ciudadanos.

Este menosprecio está marcado por un racismo que en los últimos años parece ser el mismo que existía en tiempos coloniales: los indígenas andinos y amazónicos son percibidos como seres prescindibles. Por eso, es que, pese al crecimiento económico, las cifras de niños muertos por frío en la zona andina aumentan de año a año. Por ello, se podía ordenar a la policía disparar indiscriminadamente sobre los nativos amazónicos o los habitantes de Bagua.

Para saber lo que García piensa sobre los campesinos andinos y los indígenas amazónicos, basta leer sus artículos donde los califica de “perros del hortelano”, que no aprovechaban sus tierras comunales por lo que era mejor entregarlas a grandes inversionistas. García pasó de las palabras a la acción, enviando al Congreso una serie de proyectos de ley para debilitar los derechos de propiedad sobre las tierras comunales, imponiendo, por ejemplo, servidumbre obligatoria a favor de empresas mineras o petroleras. Aunque estos proyectos fueron rechazados por el Congreso, García logró en junio del 2008, que fueran aprobados como Decretos Legislativos, con el argumento, desmentido por algunos funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos, que permitiría la implementación del Tratado de Libre Comercio con dicho país.

Al gobierno no le importó mucho la abierta violación del Convenio 169 sobre derechos de los pueblos indígenas de la Organización Internacional del Trabajo, que el Perú ha ratificado desde 1993, reconociendo así el derecho de los pueblos indígenas a ser consultados en todas las decisiones que les afecten, el respeto por sus territorios tradicionales y sus valores culturales.

Por meses los indígenas amazónicos protestaron contra estas normas, en medio de la indiferencia del gobierno. En abril, las organizaciones indígenas dispusieron un paro pacífico de protesta… y a los pocos días, el gobierno volvió a entregar el territorio de diversas comunidades nativas a empresas petroleras. Los Obispos de la Selva y numerosas organizaciones de la sociedad civil pidieron que los decretos fueran derogados, sin que fueran escuchados.

Es más, lejos de acceder a un diálogo serio, se dispuso el Estado de Emergencia sobre todas las provincias donde los indígenas se movilizaban. En el Congreso la discusión sobre la derogatoria de los decretos fue postergada por los parlamentarios apristas una y otra vez, mediante diversas maniobras y pretextos.

Finalmente, en la madrugada del 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, Mercedes Cabanillas anunció que los indígenas habían atacado un helicóptero y matado un policía. En realidad, el gobierno comenzaba a mentir con el mayor cinismo (el ataque a un helicóptero se produjo en el VRAE), mientras se producían violentos ataques hacia los indígenas en la denominada Curva del Diablo, arrojando bombas lacrimógenas y disparando al cuerpo de los nativos. Los llamados al cese del fuego de parte de la Conferencia Episcopal y la Defensoría del Pueblo no fueron escuchados por las autoridades policiales que inclusive impidieron la atención médica de los heridos.

La terrible reacción de algunos indígenas, que mataron en la madrugada del seis a nueve policías desarmados demuestra la subsistencia de patrones culturales donde también la vida humana pasa a segundo plano. Existían terribles antecedentes recientes como el asesinato de cuatro brigadistas de salud y la masacre de Flor de la Frontera, pero, como sucedió en enero en los bosques de Pómac, la vida de los propios policías no es importante para las autoridades, salvo para usar las muertes con fines políticos.

¿Era posible otra alternativa para esta crisis? Por supuesto que sí, si se pensaba en los indígenas amazónicos como ciudadanos peruanos o como seres humanos…, pero, como sucedió en los años ochenta, quienes están en el poder están muy lejos de llegar a estas ideas. Las Fuerzas Armadas y Policiales se siguen comportando en la zona como un ejército de ocupación.

Durante los años que recorrí los ríos amazónicos, nunca encontré la tierra exótica y sensual que suele existir en la mente de algunos limeños… Me vi siempre rodeado de pobreza, abandono y sufrimiento, donde los indígenas eran especialmente explotados. Para ellos, las autoridades peruanas eran un grupo de personas egoístas que sólo querían despojarles de sus tierras. Después de los últimos acontecimientos, difícilmente alguien podría decirles que están equivocados. El gobierno no manifiesta, hasta el momento, ningún interés en derogar los Decretos Legislativos que han generado tanto sufrimiento.

Este jueves 11 de junio, la OIT ha pedido que el Estado peruano responda ante el reiterado incumplimiento del Convenio 169 sobre derechos de los pueblos indígenas. En realidad, el actual gobierno debe responder ante muchos otros hechos, entre ellos, haber eliminado toda la legitimidad que el sistema democrático podía tener para los nativos amazónicos.

Etiquetas: , , ,

8 Comments:

At 2:14 a. m., Blogger cecilia said...

Lo que esta claro es que se esta poniendo en tela de juicio que ellos sean duenos absolutos de esas tierras, y claro se pasan a extremos pero es que son dos posturas tan diferentes,dos formas de vida que nada tienen que ver, osea que se trata de quien tiene mas derecho a imponerse, y por otro lado no creo que la mayoria de peruanos este de acuerdo en el modelo economico de Alan Garcia, pero tampoco estan de acuero en que se acepte que ellos quieran permanecer apartados de todo, y si no es asi, entonces se trata de intervenir para solucionar ofreciendole herramientas para que se integren.
Lo que esta claro es que como la gente de Gandhi no son y que supongo estan empleando la fuerza por que saben que el gobierno tiene las de ganar.
Pero por supuesto que ellos tienen derecho a querer tener otra forma de vida, que no se porque como haces referencia a su pobreza y su abandono, veo una contradiccion, o no entiendo.
saludos.

 
At 2:35 a. m., Blogger cecilia said...

Acabo de enterarme de la nueva ley Forestal y de Fauna y que el lider fue apartado de la mesa de negociaciones que me encantaria sean publicas, y que estan en oreden de busqueda y captura por "incitar a la rebelion", supongo todo esto si tiene que ver con autoritarismo, tienes razon.
saludos.

 
At 8:02 a. m., Blogger Wilfredo Ardito Vega said...

Estimada Cecilia, los indígenas amazónicos no están planteando vivir en aislamiento. Muchos de ellos quieren tener acceso a la salud y la educación. Sin embargo, las inversiones petroleras no les generan mayores beneficios, sino nuevos problemas como la contaminación ambiental.

 
At 8:27 p. m., Blogger Aquiles Martin said...

estoy haciendo un llamado a todos los que hace unos dias se unieron a la campaña por los niños que mueren de frío en el perú ante la indiferencia de todos...

http://akilesmartin.blogspot.com/2009/06/sigue-haciendo-frio-carajo.html

 
At 10:20 p. m., Blogger Felipe said...

El gobierno está haciendo una intrusión en la propiedad tradicional que no se le hubiera permitido en la propiedad privada. Para ello se está recurriendo a mañas como la individualización de la propiedad de las tierras de nativos para hacerlas lábiles ante el poder de quienes persiguen los recursos minerales, quizá gasíferos, petrolíferos y otros. Es algo similar a lo que en años anteriores aconteció en Tambogrande cuando a los agricultores les ofrecían una casa a cambio de sus tierras.

El artículo de Arditto es explicativo y porque explica los fenómenos es de extraordinaria factura. Solamente así nos podemos aproximar a la verdad.

 
At 8:07 p. m., Anonymous Anónimo said...

Estimado:

Se agradece la lucidez y la buena memoria, ante la peor cara de la barbarie estatal.

Tres preguntas: ¿estuvo la zona de Curva del Diablo totalmente aislada por las Fuerzas del Orden, que no dejaron ingresar ni al Ministerio Público ni a la Defensoría del Pueblo durante cinco días?

¿Sería exagerado pensar que el secuestro y la ejecución de policías en la Estación 6 puede también formar parte de las mentiras del gobierno, existiendo sobre ese suceso solamente sus propias versiones contradictorias e increíbles, como que los policías que resguardan esa estación "fueron tomados por sorpresa" tantas horas después que el propio Gobierno había anunciado la existencia de nativos armados que ya habían matado 9 policías en la carretera?

Finalmente, ¿se encuentra vigente ese Decreto Legislativo 982 que consagra la impunidad absoluta de las Fuerzas del Orden durante el control del orden público? Si es así, ¿están cerrados los caminos legales para procesar a los ejecutores directos de los disparos contra la multitud, y a los que dieron las órdenes?

¡Gracias!

 
At 9:52 p. m., Blogger Wilfredo Ardito Vega said...

Sobre la muerte de los policías en la Estación 6, debe señalarse que por varios días estaban retenidos, pero debe investigarse qué fue lo que sucedió.
Sobre el 982, está vigente, pero los hechos que fueron vistos no serían de aplicación.
La curva del diablo estuvo aislada hasta el domingo, por unos tres días. La gente de Bagua piensa que los cadáveres fueron trasladados en helicópteros.

 
At 6:37 a. m., Anonymous julio said...

En realidad se tendrían que protejer sus derechos. Por historia el derecho lo tienen.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home