lunes, abril 20, 2009

Aportes a la RP 247

-He visto numerosas mejoras en el Perú en los últimos 10 años, y muchas tienen que ver con una sociedad civil más activa y vigilante (Hildegard Willer)


-Ciertamente los peruanos que vuelven a Estados Unidos me dicen que el Perú esta mejorando. Por mi parte, en mi última visita me pareció que la pobreza estaba sólo maquillada: no encontraba mejoras sustanciales. Sin embargo, la sentencia a Fujimori demuestra que hay una verdadera mejora en lo que interesa, la esencia de las sociedades, es decir el respeto a la vida, a los derechos humanos, a las leyes justas. El Perú ciertamente puede cambiar su historia si se respeta esta sentencia. (Carlos Quirós).


-A casi un mes de haber regresado a Alemania, sigo con la preocupación de haber percibido en los conos de Lima que efectivamente había más dinero, pero cada vez más caos, desorden y consumismo. “Si no te impones, no avanzas", me decía un taxista. ¿Cómo traducir en la vida cotidiana que uno no debe maltratar a otro, ni imponerse a la mala, como suele ocurrir en el tráfico? El derrotismo, la impunidad y el silencio son los legados que nos dejó Fujimori y en la vida diaria cuesta mucho enfrentarlos desde las instituciones y desde las personas (Marita Orbegoso).


-El derrotismo puede ser a lo mejor una actitud malsana de resignación. Si bien los peruanos solemos ser joviales, la mediocridad de nuestros líderes ha provocado que la mayoría de vivamos con desgano, porque sentimos que las cosas no cambian. Eso se aprecia en diversas actividades, incluso en el fútbol. Me atrevo a decir que en los últimos tiempos las selecciones de Venezuela y Bolivia han repuntado en cuanto a la calidad de su fútbol por el solo hecho de tener líderes que motivan a la población a recuperar la dignidad perdida (Carlos Valdiviezo).


-Confieso muchas veces que me he dejado llevar por el derrotismo, y no veo los avances que hemos realizado o me dejo impactar por los posibles funestos escenarios. Lo que me ha ayudado a no ser tan derrotista es que felizmente nunca he asociado el fútbol peruano a la identidad nacional (un abogado).


-¿Realmente se fue Luchetti? Hace unos días fui con mi hija a recorrer los Pantanos de Villa. Estando allí, rodeadas por la belleza natural y la tranquilidad del lugar, como si Lima con toda su bulla no estuviera cerca, vimos llegar una bandada grande de gaviotas Franklin desde Canadá… y súbitamente miramos el edificio horrible de Luchetti, que es un verdadero Monumento a la Corrupción. Me pregunté: ¿por qué no lo tumban de una vez, para dejar que los pantanos recuperen el área que ocupaban? ¿Por qué todavía hay una fabrica de Kimberly Clark, un grifo y tantas casas sin sistemas de desagüe adecuados. Los pantanos siguen siendo un tesoro en peligro (una profesora de la Universidad del Pacífico).

Etiquetas: , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home