martes, julio 03, 2007

Reflexiones Peruanas 153: La Advertencia de Casapalca

El pasado miércoles 27 de junio, el conflicto de Casapalca generó su quinta víctima mortal: el policía Carlos Mariluz. Le impactó en la cabeza una pedrada lanzada por uno de los trabajadores que habían bloqueado la Carretera Central, en medio de una crisis donde se hace evidente la incapacidad del Estado para hacer cumplir sus propias normas.

Los obreros de Casapalca enfrentan un panorama desolador: jornadas de trabajo de hasta doce horas sin probar alimento, equipos averiados (desde botas hasta máscaras de oxígeno) y problemas de ventilación en los socavones. Casi todos, además, trabajan para services fantasmas creados por la empresa para evitar cualquier beneficio laboral. La empresa les descuenta a los trabajadores los alimentos que proporciona y de esta forma, ellos reciben mensualmente poco más de 300 soles.

Los trabajadores pernoctan hacinados en precarias habitaciones con techos de calamina, plástico y madera totalmente inadecuados para las difíciles condiciones climáticas y sin servicios adecuados de agua, desagüe y luz. “El desagüe no está cubierto y pasa al lado de los dormitorios y las aguas sucias llegan directamente al río”, informa Mar Pérez, de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, quien también comprobó como solamente tienen dos horas de luz eléctrica durante la noche.

Todo este panorama constituye una abierta violación a las condiciones laborales contempladas en la ley, lo cual hubiera debido implicar una severa sanción para la empresa desde hace varios años.

Hace unos meses, cansados de tanta explotación, los trabajadores se atrevieron a formar un sindicato, cosa que en el Perú es un caso de heroismo, porque no hay sindicatos ni en McDonald’s, ni en Topy Top ni en las ONGs. Como resultado, la empresa decidió despedir a los trabajadores afiliados, en una escandalosa maniobra que también debió haber sido sancionada.

Sucesivamente, la empresa Casapalca ha rehusado participar en las reuniones de conciliación convocadas por el Ministerio de Trabajo, evidenciando que no tiene ningún interés en un acuerdo con los trabajadores y tampoco fue sancionada por ello.

Para los obreros, después de varios meses de buscar una solución pacífica, bloquear la Carretera Central fue la única alternativa para llamar la atención sobre los abusos que padecen. Sin embargo, de esta manera quedaron afectadas miles de personas sin mayor relación con el conflicto. El primer bloqueo, realizado el 15 de junio, generó la muerte del niño Fermín García debido al frío, y del paciente Percy López, que era trasladado desde Pasco en una ambulancia hacia Lima. Ese mismo día, cuando la Policía Nacional pretendía disolver el bloqueo, fallecieron los trabajadores Oscar Fernández y Julio Raymundo, estando confirmado que, por lo menos el primero murió debido al impacto de perdigones y bombas lacrimógenas.

Todas las absurdas muertes de Casapalca deben investigarse y sancionarse, pero ninguna se hubiera producido si el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Energía y Minas y Osinergmin hubieran cumplido sus responsabilidades frente a los abusos de la empresa, que prefiere pagar carísimos avisos en los periódicos para exponer su posición, en lugar de usar ese dinero para que los trabajadores tengan aire limpio y botas decentes.

La crisis de Casapalca demuestra un serio problema de gobernabilidad, con autoridades que no pueden mostrarse firmes para garantizar derechos fundamentales ni siquiera a cuatro horas de Lima. En otros lugares, sin embargo, las autoridades favorecen abiertamente a los actores económicos: durante el mes de junio fueron encarcelados varios dirigentes de los trabajadores que protestaban contra las empresas Shougang y Yanacocha, cuyos niveles de malignidad parecen provenir de alguna indignante novela de Manuel Scorza.

El panorama social se viene enrareciendo, porque en la Amazonía, el Sur y otras regiones no se percibe ya el descontento de un sector, sino un malestar generalizado, como lo reflejan las recientes movilizaciones en Ucayali (ahora bajo Estado de Emergencia), Loreto, Puno, Arequipa, Tacna, Ancash, etc..

En tiempos de Alejandro Toledo, la alternativa frente a las protestas sociales fue cuadruplicar las penas para los bloqueos de carreteras, sin enfrentar los problemas de fondo. El régimen de Alan García viene demostrando la misma incapacidad: de poco sirve transferir millones de soles a gobiernos regionales y locales, si al mismo tiempo es casi imposible que éstos puedan combatir la desnutrición o el analfabetismo debido a la normatividad vigente.

El denominador común a estas protestas es la indignación de la población frente a un Estado que los trata como a los obreros de Casapalca, es decir, ciudadanos aparentemente predestinados a sufrir, de cuya existencia sólo se toma conciencia cuando toman una medida de fuerza.

Enfrentar el problema de Casapalca, obligando a la empresa a cumplir la ley y sancionándola por todas sus infracciones sería un signo que el Estado reconoce que todos los peruanos son seres humanos. De lo contrario, conflictos como éste terminarán haciéndose cada vez más graves y más comunes, pudiendo derivar la situación del país en inmanejable.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Además...

-Mientras los medios de comunicación se encontraban atareados con noticias que consideraban más relevantes, la semana pasada se reanudaron los mortales accidentes de carretera: nueve pasajeros de un ómnibus de Molina, que provenía de Ayacucho, cinco integrantes de un colegio que venían desde Canta y cinco trabajadores en la Carretera Panamericana en Piura… y entre sábado y domingo, 42 personas fallecidas.

-La Sala de Indecopi confirmó una nueva sanción contra el Café del Mar, que esta vez incluye disponer la clausura temporal del local por sesenta días. Se espera que la Municipalidad de Miraflores cumpla esta disposición que es la primera que se aplica en el país. Entretanto, Machasqa, otro local donde se han producido numerosos casos de racismo, ha sido clausurado por emitir exceso de ruidos molestos. Llama la atención que el principal accionista del Café del Mar sea el futbolista Claudio Pizarro, admirado por muchos peruanos a los que, sin embargo, se les impediría ingresar a su local. En años anteriores se informó que Pizarro era también accionista de la discoteca Aura, lo que revelaría una reiterada y lamentable opción por invertir en locales racistas.

-Nos solidarizamos con el dibujante Piero Quijano, cuyas obras fueron censuradas por integrantes del Ministerio de Defensa y del Instituto Nacional de Cultura y con Armando Williams, que ha renunciado por este motivo a la dirección de la Casa Museo José Carlos Mariátegui. Mas bien serían las funcionarias del INC quienes deberían renunciar.

-Nos solidarizamos también con el sociólogo Nelson Manrique, contra el que se ha emitido una absurda sentencia, acusándolo de difamar a Rafael Rey, al recordar que había numerosas firmas falsas en la inscripción de su movimiento Renovación.

-La activa participación de la empresa Doe Run en recientes eventos sobre Responsabilidad Social Empresarial, le ha hecho perder bastante seriedad al tema.

-La semana pasada, el Presidente Regional de Ancash, César Alvarez, anunció que el proyecto Chinecas, transferido al gobierno regional después de las protestas de abril, llevará el nombre de Marvin Gonzales, el joven agricultor muerto por las fuerzas policiales en esa ocasión.

-El plazo para presentarse al concurso de caricaturas sobre racismo organizado por la Universidad Científica del Sur y auspiciado por APRODEH ha sido ampliado hasta el 27 de julio.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home