miércoles, febrero 28, 2007

Reflexiones Peruanas 132: Actividades Culturales, Elitismo y Discriminación

En agosto pasado, me encontraba en la fila del Festival de Cine Latinoamericano de la Universidad Católica, cuando el asistente que estaba delante de mí dijo a su enamorada:

-Mira, ahora van a dar también varias películas africanas.

-¡Ajj! ¡Qué asco! –exclamó ella.

Puede parecer curioso que alguien que está participando en una actividad cultural, tenga expresiones racistas. Sin embargo, la sensibilidad artística puede perfectamente coexistir con la insensibilidad frente a otros seres humanos: los mismos nazis que disfrutaban a Bach y Beethoven no tenían mayor inconveniente moral en exterminar judíos, homosexuales y Testigos de Jehová.

En el Perú, muchos ilustres académicos del siglo XIX estaban convencidos que indios y negros eran seres sin derechos, sumando luego a esta categoría a los trabajadores chinos esclavizados. Conceptos como arte y cultura eran considerados inherentes a la minoría de ascendencia europea, que desdeñaba las manifestaciones culturales de sus compatriotas.

En los años 20 del siglo pasado, un grupo de jóvenes intelectuales como Víctor Raúl Haya de la Torre, Jorge Basadre, Raúl Porras Barrenechea y José Carlos Mariátegui decidió romper con estas percepciones elitistas y asumieron como su responsabilidad brindar educación a los obreros, estableciendo las Universidades Populares Gonzales Prada. Ochenta años después, llama la atención la profundidad de los debates sobre historia del Perú, literatura y actualidad mundial que entonces se suscitaban, matizados con actividades artísticas.

Sin embargo, lamentablemente, todavía hay quienes en el Perú pretenden que las manifestaciones culturales se mantengan como privilegios de una minoría. A mi modo de ver, cuando la literatura, el teatro o la música clásica poseen precios de artículos de lujo, se está legitimando una estructura social injusta. Por eso, lamento decir que, con todo el agrado que me produce la música de Silvio Rodríguez, esa es también la impresión que me producen los precios de su próximo concierto en el Jockey Plaza, que se vislumbra tan distinto de su presentación en Acho en 1986.

Otra forma de elitizar las actividades culturales es concentrarlas en Lima (y en algunos distritos), con el argumento que fuera de allí, no serán apreciadas. Se trata de un prejuicio, como se puede comprobar por el éxito de la Feria del Libro de Trujillo... y de las versiones piratas de las películas que, por tener carácter más artístico, las distribuidoras cinematogáficas exhiben sólo en el Jockey Plaza y el cine Alcázar.

Además, algunas personas pueden quedar marginadas de una actividad cultural, debido a los prejuicios racistas del personal a cargo. Hace unos meses, a la salida de una misa en Monterrico, unas jovencitas repartían volantes sobre una presentación de flamenco... sólo a los feligreses blancos. Un amigo negro recuerda: “Estaba entrando con mi esposa a la zona VIP para un concierto, con las entradas en la mano, y los vigilantes se interpusieron, para preguntarnos qué hacíamos allí” (RP 45). En una elegante librería del Ovalo Gutiérrez, los vigilantes obligan a algunos visitantes a entregar sus bolsas y paquetes, pero a ninguna señora blanca le impiden pasear con su cartera entre los libros.

Finalmente, en estos tiempos en que el Perú es oficialmente considerado un país pluricultural, algunas personas pueden encontrar una justificación adicional para privar a la mayoría de peruanos del acceso al teatro, la ópera o el ballet: el argumento que estos fenómenos no son parte de “su cultura”.

Cuando las actividades artísticas se convierten en inalcanzables por razones económicas, geográficas o raciales, terminan teniendo efectos discriminadores… y a veces todas esas razones se juntan. Ese es el caso del nuevo centro cultural que existe en el Boulevard Sur Plaza de Asia, donde el domingo pasado ni siquiera se permitió usar los baños a quienes iban a participar en el operativo Empleada Audaz y pronto se presentará Mario Vargas Llosa. Sin embargo, aún se puede ser más inaccesible: este sábado habrá un concierto benéfico de música clásica nada menos que en uno de los cuestionados clubes de playa, auspiciado por el Instituto Nacional de Cultura.

En un país como el Perú, la obligación de todos los que promueven actividades culturales debería ser procurar el acceso a la mayor parte de ciudadanos, desde los montos a pagar hasta los lugares donde se llevan a cabo. Los Festivales de Teatro en Comas y Villa El Salvador, el último Festival de Cine Europeo, que incluyó estos dos distritos y muchas ciudades del Perú, y la actividad de varias embajadas, son ejemplos que esto es posible.

Yo no considero que a todas las actividades culturales se les puede exigir que hagan pensar al individuo sobre sí mismo, su entorno y la necesidad de construir una sociedad más justa. Habrá fenómenos artísticos que sólo tienen por función crear belleza, entretener o distraer. Sin embargo, lo preocupante es que terminen reproduciendo y legitimando la desigualdad existente entre los peruanos.



VERANEANDO EN ANCÓN

Gloria Dunkelberg Miller

La actividad de la semana pasada ha sido una manera excelente, muy inteligente y lúdica, sin bilis, ni posiciones políticas... de alertar a la opinión pública sobre lo que está pasando en algunas playas de Asia. No me extrañaría que en este momento hayan muchas empleadas del hogar bañándose felices en el mar.

Yo viví muchos años en Ancón y las empleadas del hogar se bañaban toda la tarde, desde las 3.30 p.m., cuando habían terminado sus labores y los niños se bañaban con sus mamás o con sus nanas.

Era playa abierta, venía constantemente gente de Lima, de los conos. Mi hermano era amigo de los hijos de los pescadores y mi padre era amigo del dignísimo y sabio pescador el señor Argandeña. Yo dibujaba en el muelle y conocía todos sus nombres. Mi padre diseñó la posta médica del pueblo de pescadores y nos invitaron a la inauguración con un chupín de congrio extraordinario... Recuerdo que iba allí con mis amigas a apoyar al Jardín de la Infancia, tendríamos 15 años de edad....

Había frivolidades de algunos grupos y familias poderosísimas en ese entonces...pero eras libre de elegir con quien te relacionabas. Se vivía una vida sana frente al mar, sin exclusiones ni discriminaciones... Era simplemente la playa, no un lugar alienado y auto excluido como muchas de las playas (no todas) de Asia.

__________________________________________________________________

Además...

-Agradecemos la cobertura de los medios de comunicación al “Operativo Empleada Audaz”, especialmente los especiales preparados por Mapamundi, Prensa Libre, La Ventana Indiscreta, Sin Rodeos, El Comercio, Somos, La República, Trome, Ojo, Civilización de Radio San Borja y Radio Stereo Villa de Villa El Salvador, todos los cuales han buscado mostrar las condiciones injustas que viven las trabajadoras del hogar.

-Ha sido descubierta la presencia de desubicadores en Asia: jóvenes que, cuando llegan personas de determinados rasgos físicos, les entregan volantes para que se dirijan a una playa distante, habilitada especialmente para “ellos”. La práctica de desubicar a clientes no deseados es común entre los vigilantes de algunos locales limeños.

-Como un eco del Operativo Empleada Audaz, algunos colectivos feministas desean prestar especial atención a la condición de las trabajadoras del hogar el próximo Día de la Mujer (8 de marzo).

-Ha visitado el Perú el Grupo de Trabajo sobre Mercenarios de la ONU expresando su preocupación por los abusos contra los peruanos en Irak y Afganistán, en cuyos primeros reclutamientos estuvo involucrado el nuevo Presidente del INPE, Benedicto Jiménez. También les preocupó la posible implicancia de algunas empresas de seguridad privada en la muerte de dos campesinos cajamarquinos que protestaban contra la actividad minera.

-El Ministerio de Salud pretende aprobar un reglamento sobre experimentos en seres humanos que pondría en serio riesgo la salud de los peruanos: ni siquiera será necesario contar con póliza de seguros o instalaciones para atender una posible emergencia.

-Gracias a los problemas de gestión en la Municipalidad de Lima, las revisiones técnicas de los vehículos parece que se postergarán por uno o dos años más, con los consiguientes problemas de contaminación e inseguridad para la población.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home