viernes, abril 07, 2006

86: De Guamán Poma a los Niños del Newton

“¡No podemos criarlo! ¡Véndelo cuando nazca!”, decía un insensible Javier Echevarría a Natalia Torres, al saber que ella esperaba un hijo suyo, “Como será blanco, seguro te darán más plata”.
Este ácido diálogo, tomado de la obra teatral Tres Amores Postmodernos, muestra cómo el escritor Eduardo Adrianzén aprovecha diversas oportunidades para aludir al racismo existente en nuestra sociedad... y así remover la conciencia del expectador, que no está habituado a confrontarse con sus propios prejuicios.

Menos aún podían esperar los televidentes sentirse cuestionados por una miniserie o una telenovela, especialmente con los antecedentes de las producciones de Luis Llosa o la familia Crousillat, en las que todos los protagonistas son blancos y los actores negros o mestizos se limitan a cumplir roles de sirvientes o delincuentes.
Sin embargo, para las telenovelas dirigidas por Michel Gómez, Adrianzén ha elaborado guiones que muestran la realidad nacional en toda su diversidad y crudeza. En Amor Serrano y Los de Arriba y los de Abajo, Adrianzén y Gómez rompieron el tabú que rodea el racismo y llegaron a convertir este fenómeno en el centro de la trama de Qué Buena Raza. Las miniseries históricas que ambos prepararon no dejaron de mostrar esa problemática, sea en La Perricholi y especialmente en Regresa, que denuncia el menosprecio y los abusos padecidos por Lucha Reyes debido a su condición de mujer negra. Finalmente, Eva del Edén, la última telenovela de Gómez y Adrianzén, ambientada en el siglo XVI, explica a quienes desean darse cuenta el origen del racismo como ahora lo vivimos en el Perú, mostrando además a numerosos personajes históricos, como Guamán Poma de Ayala, interpretado por Pold Gastello.
Por todo ello, la Mesa contra el Racismo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos ha decidido entregar a Michel Gómez y Eduardo Adrianzén el Premio 2006 por su Aporte a la Lucha contra el Racismo y esperamos que este reconocimiento les aliente a seguir avanzando en su labor. La entrega del premio será el 21 de marzo, Día Mundial contra el Racismo, y pocos momentos antes se llevará a cabo la tercera conferencia del ciclo denominado Martes Antirracistas, precisamente sobre Racismo y Medios de Comunicación.
Este año, el “Premio” al Más Discriminador corresponde a la empresa Backus, por sus millonarias campañas de publicidad de cerveza en que de manera permanente se mantienen patrones de belleza, status y éxito social restringidos a la raza blanca. Otros “nominados” para el indigno galardón eran Ripley y Saga Falabella y algunos clubes de playa del sur de Lima, pero la decisión final recayó en Backus porque su impacto en la promoción del racismo tiene alcance a nivel nacional.
Es posible que cuando alguien se da cuenta de lo arraigado que está el racismo en el Perú, sienta que es un problema demasiado grande para sus fuerzas. No es así: hasta un niño puede aportar para combatirlo. Para mostrar esto, este 21 de marzo también habrá un homenaje especial a Nicolás Copellotti, Ian Duclós, Nicolás Majluf y Omar Otiniano, alumnos del Colegio Newton, de apenas diez o doce años, quienes a fines del año pasado decidieron sensibilizar a sus compañeros sobre el racismo: hablaron en los diversos grados del colegio, recogieron firmas y huellas digitales e inclusive lograron imprimir cuadernos en cuya carátula aparecían fotos de niños de diverso origen, todos abrazados con el lema Basta de Racismo.
Algunas personas tenían el prejuicio de que, siendo el Newton uno de los colegios más caros de Lima, existía un ambiente racista. “No es así”, me decía sin embargo mi amiga antropóloga María Heise, cuyas nietas estudian allí, “tienen mucha conciencia del respeto a la diversidad”.
“Hay muchas nacionalidades y culturas en el colegio y eso es para nosotros un valor muy importante”, recalca la profesora de los niños, Margarita Mejía.
Además, los casos de racismo estaban muy cerca de ellos: uno de sus profesores, francés de ascendencia africana, fue impedido de ingresar a dos clubes de playa mencionados, a pesar que había sido invitado.
“Dejé al Perú, con sus blancos, negros, indios y mestizos, viviendo juntos en una misma tierra, pero enfrentados unos a otros y me preguntaba si alguna vez podrían vivir en armonía” son las frases que al final de la telenovela Eva del Edén, profiere el personaje que representa Leonardo Torres, el hermano de Natalia. Él partía con el encargo de llevar al Rey de España las denuncias de Guamán Poma sobre los abusos que se cometían en estas tierras.
Entre los textos y dibujos de Guamán Poma, las novelas de Gómez y Adrianzén y la “minicampaña” de los cuatro niños del Newton hay una constante: no quedarse callados frente a la injusticia. Este 21 de Marzo, reflexionemos entonces sobre lo que podemos hacer para construir una sociedad más justa y más humana en el Perú.

________________________________________________________________________________
Hacemos llegar nuestra solidaridad al biólogo Fidel Torres, el economista Juan Aste, el abogado Quique Rodríguez, agredidos a pedradas por una turba mientras realizaban un foro sobre desarrollo en Huancabamba. La turba, liderada por uno de los gerentes de la empresa minera Majaz, propinó una brutal golpiza a un dirigente de Tambogrande, al parecer porque lo confundieron con el alcalde de San Ignacio..

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home